lunes, 20 de enero de 2014

Mentiras

                                Hay mentiras que parecen verdad,
                                y verdades que parecen mentira.
                                Y tú, corazón mío,
                                con tantos años a tu espalda,
                                ¿aún no has aprendido?...

20 de enero,2014
compartiendo palabras.(4 de 52): MENTIRA
Iniciativa Sindel.

41 comentarios:

  1. Hay mentiras y verdades que confunden, pero por suerte siempre todo sale a la luz. Yo tampoco aprendo aún. Un beso y gracias por participar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Sindel. ¡Que bien lo paso con tu propuesta! Crea vínculos entre la gente y me ha llevado a conocer otros blogs que merecen la pena.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Arte y oficio. Se aprenden con el tiempo. Bueno... a veces nunca!

    saludos de María!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mentiras dulces y casi siempre se pica, y verdades amargas que no se quieren escuchar.
      Gracias por tu visita.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Ayyys Fanny!!!

    Y yo que creo que el corazón es lo último del ser humano que aprende de sus errores. Claro, que en consecuencia nosotros también estamos igual y nunca creo que logremos aprender del todo.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuestiones del corazón, es fácil tropezar en la misma piedra. ¡Qué le vamos a hacer!
      Que tengas suerte.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. No aprendas, justo lo contrario olvida lo aprendido, vive en lo incierto practica el asombro y sueña tu verdad.
    Un beso de

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero oye, tu comentario es ya un poema! Gracias.
      No obstante tus recomendaciones, no me gusta vivir en lo incierto, sí el asombro -una capacidad que tenemos de niños y que luego perdemos- algo que aún conservo, y también me gusta mi sueño particular, aunque "los sueños, sueños son".
      Julito, estuviste muy inspirado.
      Un abrazo.

      Oye tengo curiosidad por saber qué llevas en el brazo.(en la foto) "para practicar el asombro".

      Eliminar
    2. La curiosidad te hará eternamente joven.
      Lo importante de la foto son las flores.
      Un beso mentiroso.

      Eliminar
    3. Así que me dejas con la intriga...
      Me gustan las flores, pero en tu foto no las veo.
      A "beso mentiroso", abrazo mentiroso.

      Eliminar
  5. En ese sentido nunca se aprende.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El corazón tiene sus razones que la razón ignora", ya lo dijo Pascal.
      Gracias por tu visita.
      Saludos

      Eliminar
  6. El corazón es como un niño...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena comparación, María.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Y hay quien no aprende nunca...
    Me gusta tu casa, me quedo por aquí!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa, ¡¡Bienvenida a mi blog!! y gracias por acompañarme.Mi casa es sencilla pero siempre abierta a los amigos y con ellos se me hace más acogedora.

      Hay corazones que no aprenden nunca, porque están llenos de esperanza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. ¿Y tú crees que les va mejor?...
      Yo, es que soy torpe.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Es verdad que hay veces que las mentiras parecen verdades y las verdades mentiras, pero siempre queda un rincón para descubrirlas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay que descubrirlas a tiempo, antes de que hayan causado daños.La cuestión es que tampoco se puede estar a la defensiva; lo natural es confiar.

      ¡¡Bienvenida a mi blog!!. Gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Interesante e inquietante aporte. Se aprenderá o no?
    Las aguas parecen estar divididas. En algo coincidimos: la mentira no es buena compañera.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Bienvenida a mi blog, Casss!! Con la sinceridad siempre se gana, pero hay mentiras dulces que, el buen mentiroso sabe decir.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Seguro que no, y seguirá igual, a pesar de los pesares.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que tú también eres de los que tropiezan en la misma piedra. ¡Dulces tropiezos, no obstante, si no llegas a caerte al suelo.
      A juzgar por tus poemas no aprendes.Estamos en el "pelotón de los torpes".
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. A la corta o a la larga, uno le va agarrando el hilo a quien miente, el nudo más pequeño, ya se ve a la distancia... y aunque traten de disimularlo, difícil será lograrlo. Hay mentirosos que se creen mu hábiles (se autoengañan).
    Esperemos tener la intuición o el tacto, para no seguir cayendo en sus redes.
    Tu poema, ha sabido ser muy sincero!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hay hábiles entre los - y las- que mienten pero al final lo pierden todo.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Un sincero abrazo.

      Eliminar
  13. La especie humana es la única que tropieza dos veces en la misma piedra. Has visto acaso a un perro que tropiece y caiga?
    Excelente reflexión.
    Paso a agradecer tus cariñosas palabras y también me harán falta tus versos…te dejo un fuerte abrazo y que nunca mueran tus sueños aunque caigas y levantes mil veces.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ceciely. Me alegro mucho de tus palabras y de tu amistad.¡Qué torpes somos y tan listos que nos creemos!...
      Soy soñadora porque sin sueños la vida languidece; y sé que tú también lo eres.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. De eso se trata la experiencia!
    Saludos
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.Gracias por tu visita y comentario.
      "La experiencia no siempre es madre de la ciencia" amorosa, porque cada amor tiene su qué y su atractivo.
      Saludos.

      Eliminar
  15. Algunos practican el disimulo como si de un oficio de tratase, Gracias a la experiencia sabemos pillarlos de vez en cuando.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo de vez en cuando, porque la mentira se utiliza también como arma de seducción cuando el sujeto no tiene méritos propios.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Lo que pasa que hay mentiras disfrazadas entonces son muy dificil de descubrir aunque se diga ese refrán de que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

    Me ha encantado tu aportación en la iniciativa de Sindel.

    No te tenía enlazada como seguidora, un error, que acabo de subsanar, discúlpame, aunque sí en mi lista de blogs.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. No, pues tampoco estabas en mi lista de blogs, acabo de añadirte también, discúlpame por mi despiste.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María, por añadirme a tu gente.Así estaremos más al día de nuestras publicaciones.

      Mentir es un arte y hay gente que lo hace muy bien y miente indirectamente, con discreción.También ocurre que el corazón se deja engañar porque no es natural estar a la defensiva.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Pienso que no aprendemos totalmente el trazado y las dificultades del camino hasta que no lo hemos transitado en su totalidad. De todo aprendemos, incluso de las mentiras recibidas, pero no lo suficiente como para detectar con rapidez cuando vuelven a mentirnos.
    Un abrazol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero qué frustración sería descubrir la mentira al final del camino! Claro que se aprendería, pero sería una amarga lección, y no del todo aprendida, pues la mentira habita entre nosotros, no ya en cuestiones de amor sino en todo tipo de relaciones humanas. Diríase que el ser humano es mentiroso por naturaleza.
      Gracias por tu visita y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Algunos, aprenden, si que aprenden, pero no le es nada conveniente, con sus pretenciones.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cecy,¡ Bienvenida! Gracias por tu visita y comentario. Se aprende relativamente, porque el corazón va a su aire; no le puedes poner barreras y cae en la trampa.Luego se las ve y se las desea para salir, aunque, al fin, sale.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Es que hay mentiras muy bien enmascaradas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario y ¡¡Bienvenido a mi blog! !Espero que vuelvas!
      Bueno, todos hemos dicho mentiras alguna vez y sabemos que se nos miente en muchas ocasiones, pero las que más duelen son las que juegan con los sentimientos.
      Saludos.

      Eliminar