viernes, 27 de octubre de 2017

Al otro lado de la ira

 


                                           Si las causas de amor están perdidas,
                                           amordazo mis labios y silencio el sollozo
                                           de mi pecho dolido,
                                           mas no puedo prescindir de la esperanza.
 
                                           Seguiré soñándote
                                           detrás del alto muro que levantas,
                                           abonaré los jardines devastados 
                                           esperado nuevas primaveras.
 
                                           Quedan palabras de amor
                                           para ser cantadas y salvarnos,
                                           al otro lado del odio y de la ira.
 
 

 

 
 Fotos tomadas de Internet

40 comentarios:

  1. Entre la resequedad del amor perdido, pueden nacer bellas flores de esperanza.
    Bello poema.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí. Nunca se pierde lo esencial. Gracias.
      Un afectuoso saludo.

      Eliminar
  2. Mucho dolor destilan estos versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...pero aquí estoy resistiendo.
      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  3. Esos versos rezuman desamor, la esperanza late tras ellos

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La esperanza es terca y eso anima.
      Gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. La esperanza o el paso del tiempo ayudaran a curar las heridas.
    Un abrazo Fanny

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alejandro. Ambas cosas son buenas aliadas para recomponer el ánimo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Mucha esperanza has puesto en tus palabras, y no soy yo de confiar mucho si no colaboro en algo con ella, y al tiempo le dio medio voto, tampoco completo. Hoy no estoy muy optimista ¡Cachis!. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Venga, recobra el optimismo de siempre, Ester! A mí me alegra tu visita.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Bellos y sentidos versos, Fany. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El amor siempre nos salvará.
    Claro que sí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Siempre hay que tener esperanza.
    Hermoso verso.

    Un abrazo.

    Perdona. Mi anterior comentario salió con error.

    ResponderEliminar
  9. Siempre está el olvido y ese brotar del amor que es el renacer, hermoso tu poema, mucho. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos. Me alegra encontrarte. Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  10. A veces los rosales del amor nos obligan a apretar los dientes y callarnos el dolor cuando nos muestran sus espinas pero la recompensa del perfume de sus flores nos anima a seguir soñando y a seguir nuestro camino en su busca. ;)
    Abrazote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poético y tierno comentario. Gracias, amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Un poema intenso. Muy hermoso. Te he echado de menos. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Franziska, disculpa mi retraso y ausencia de tu blog. Otros asuntos me han despistado el ánimo. Ahora trato de restablecerlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Del otro lado de los muros hay un mundo nuevo por ser explorado.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo difícil es escalar esos muros, pero lo intento.
      Gracias. Un abrazo

      Eliminar
  13. Hola Fanny.. Los muros están para derrumbarlos, y si no se pueden derribar ciertamente hay que llenarlos de flores y esperanza.. El odio y la ira no son buenos consejeros, pero se han de sustituir por la perseverancia y la constancia.. !quien sigue y lo persigue, al final lo consigue!..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre optimista y de buen humor. Gracias, Llorenç. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Ojalá sea.
    El amor a veces consigue vencer la tempestad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, pero hay que librar la batalla.
      Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Pobre el corazón sordo que no oye eclosionar la primavera detrás de sus ojos.


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contigo llega la poesía y me trae esperanza de primavera.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Buen poema y dolor en tu corazón en busca de la esperanza.
    Me alegro haber pasado por tu página.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. La esperanza es lo último que se pierde. Y la ira debería ser el último recurso alcanzable. Tus textos me sientan bien. A veces, cuando tengo un día airado vengo aquí y te leo en paz. Qué bien describes, cuanto sentimiento... Gracias por la no ira de tus poemas, y gracias también por transcribir tan bonito esta sentida esperanza.

    Un abrazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus comentarios son siempre muy buenos para el ánimo, amigo Mario. Los espero con interés y los recibo como un brisa cálida en días de invierno.Muchas gracias por tus lecturas silenciosas en "tus días airados".

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Creo que elegiste, Fanny, unos versos que muestran la determinación de tu alma de aferrarse al amor por encima de todas las dificultades. Lo haces aun sabiendo que tienes que caminar contra los vientos, es preciso cantar para seguir resistiendo, para seguir creyendo en el amor y en la esperanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recreo recuerdos, reescribo utopías, me empeño en rescatar la esperanza. Siempre hay un motivo para amar la vida.
      Gracias, Enrique.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. La esperanza nunca se debe perder,y menos cuando se trata de amar y ser amado.
    Vuelvo por tu casa tras un tiempo perdido y me alegro de hacerlo porque me he encontrado con un jardín de bellas esperanzas.

    Un abrazo estimada amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría, amigo Joaquín! Volver a recorrer caminos literarios contigo, es un placer. Gracias por este reencuentro.
      Un abrazo.

      Eliminar