martes, 21 de julio de 2015

Morera

                                                                       Morera. Foto tomada de Internet
 
Hora tras hora
va menguando la sombra
de la morera.

34 comentarios:

  1. Tal vez una alegoría del tiempo que nos va quedando.Pero,a diferencia de nosotros,la sombra de la morera volverá a crecer a la tarde.Nuestro tiempo,no.Es lineal.

    Abrazos Fanny

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pensé en alegorías, aunque la Naturaleza tiene un lenguaje que las hace posible; simplemente me gusta observar cómo las sombras se desplazan, cambian de forma y van menguando o alargándose más.
      Joaquín, siempre celebro encontrarte por aquí. Gracias por tu amistad.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Esa morera tiene una gran constancia y capacidad de aguante, no se queja del sol, ni de la lluvia, ni del viento...Y además nos dá su sombra y sus frutos...Ojalá nosotros aprendiéramos de ella cuando mengue nuestra sombra, amiga.
    Mi abrazo de luz ymi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta todo de la morera: hojas, fruto, enramada frondosa y su sombra.
      Gracias, amiga. Que tengas un dulce verano como las moras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Volverá, la sombra siempre regresa, crece o mengua pero vuelve. Me gustan las moras aun recuerdo su sabor .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ocurre con los relojes de sol, cuando se está habituado a la sombra de un árbol, sirve para saber, más o menos, la hora. Me gustan las sombras, tantas veces descanso para el caminante.
      Bueno, y las moras, ¡ cuánto tiempo sin probarlas! Creo que ahora hay menos moreras. En cambio las moras de la zarzamora, siempre están al alcance de quien quiera. Me encantan.

      Ester, gracias por pasarte por aquí. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Entonces ya todo es sombra.
      Gracias, Rafa. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Uno de los árboles que dan más sombra, la morera, habitual en campings.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un árbol muy familiar. ¿Quién no se ha encaramado a una morera para comer su fruto y coger hojas para los gusanos de seda?.
      Que pases un buen verano.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. De lo sencillo sacaste algo grande Fanny... ¡me gusta así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes de qué va esto del haiku. Una nada significativa que en un instante es el centro de atención de nuestra mirada.
      Gracias, Lao.

      Eliminar
  7. Dicen que el tiempo pone cada cosa donde le toca...
    Bonita forma de abrazar su esencia... A la sombra y entre letras.

    Un abraz✴

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Athenea, tus comentarios son originales; me gusta la percepción que tienes de las cosas. Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. La naturaleza es tan disfrutable, mira la sombra de esa morera, lo que nos ofrece sin más... precioso haiku. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Tú, que haces largas excursiones por la montaña, sabes lo que significa una sombra cuando el calor apremia. Hay sombras familiares que van pasando lentamente y nos indican el momento del día y que todo tiene una relación con el universo.

    Gracias por tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. En tus palabras recorde una que teniamos en la casa, hubo que sacarla por quejas de los vecinos con las manchas de fruta
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la gente se pone en plan práctico,se deshace de la belleza.¡Una lástima!
      Gracias por pasarte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Hola Fanny... Que tal te prueba el verano, yo voy y vuelvo, pero procuro no perderme tus entradas al Blog..
    Ciertamente la morera es de hoja caduca, pero y los frutos que da, esas moras rojas de intenso sabor... sera por eso que le gustan tanto sus hojas a los gusanos, y es que los humanos somos como los gusanos, nos gusta lo bueno...
    Un abrazo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Llorenç.Ya estoy en el sur, pero procuraré atender el blog. Hoy sopla poniente y estoy deseando que llegue la noche para que refresque. ¡Qué bien estaría ahora a la sombra de la morera!
      Gracias, y sonrisas por eso de los gusanos.Se ve que el calor te hace original.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Desde que el día nace por el horizonte va mostrándose su sombra alargada que los horas van mermando hasta quedar en la nada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En tan solo una sombra se contiene la vida. Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hora tras hora
    va aumentando mi admiración
    por esta autora.

    Perdona el plagio. Pero mi mente lo ha aprovechado para decirte una cosa que por callada, no deja de ser sincera. Un abrazo. Franziska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esta original forma de expresarme tu sentir. Tengo que decirte que la admiración, entonces, es mútua.
      Estoy de vacaciones, pero voy asomándome de vez en cuando y me alegro de encontrarte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Por la noche es cuando mengua más.
    A que soy listo?

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, Toro Salvaje, creo que estás seriamente afectado por la ola de calor. Mantente a la sombra.
      Listo, no sé; pero salvaje, sin duda.

      ¡Venga, feliz verano a la sombra de la morera o de cualquier árbol!

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Respuestas
    1. Hola,Musa. Agradezco tu visita y tu opinión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. En tres versos todo un tratado filosófico sobre la vida, el tiempo, los ciclos... porque esa sombra volverá a alargarse tras el cénit, desaparecerá en la noche y surgirá al amanecer...
    Hondura muy grande, Fanny.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Naturaleza es una excelente maestra de filosofía. Me gusta cómo percibes el haiku. Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Será que en la morera mora y se esconde la sombra.


    Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Quién pillara ahora una sombra como la de la morera!
      Valoro mucho que aparezcas por aquí, en vacaciones y con este "caloret".

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Mi pueblo, el pueblo de mi infancia estaba lleno de moreras. Y su sombra durantes el canicular julio, era un oasis que nos protegía. Como tus letras; que dan sombra, que protegen.

    Un abrazo, nada menguante...

    Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo tengo recuerdos de infancia prendidos en las moreras del patio del colegio; la sombra, la dulzura de las moras...
      Tus comentarios son muy acogedores. Gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar