lunes, 2 de febrero de 2015

Tanka XXX

                                  Xilografía de Hiroshige


               Incertidumbre.
               Van y vienen recuerdos
               en su desvelo.
               Vuelve a leer las cartas
               que un día fueron sueños.
 
 
 
Compartiendo palabras:
DESVELO
Iniciativa Sindel

59 comentarios:

  1. Hay cartas que no tienen segunda lectura porque los ojos ya extrajeron todo el amor que había entre sus letras la primera vez...sólo queda un acre sabor a recuerdo.


    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo que no hay segunda lectura! Hay cartas que son leídas muchas veces y el recuerdo no tiene por qué ser acre. Los hay dulces.
      Y si al leer de nuevo, hay incertidumbre... podemos imaginar que no todo está perdido.

      Que los recuerdos no te desvelen.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Si fueron sueños, en pasado, está visto que la nostalgia y una cierta tristeza es la que la domina.
    Bonito, Fanny.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isabel. ¡Qué bien que te pases por aquí!. Gracias.
      Creo que mientras las cartas se conservan, queda un vínculo afectivo que incita el volver a leerlas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Nos dejaremos llevar por los sueños, pero siempre y cuando sean plácidos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las cartas que se guardan tienen vida; las que ya no nos dicen nada, se rompen, o, más poéticamente, se queman.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. A veces los recuerdos y los sueños nos provocan esos desvelos.
    Bellas letras!!.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ilesín. ¡Cuántas cartas se leen -incluso de memoria- en los desvelos.
      Encantada de encontrarte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Las cartas son pedacitos de vida con ellas se puede construir un puzzle y si implica desvelos alabados sean. Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo contigo, Ester.Si una carta se guarda es porque es "un trocito de vida" que bien merece un desvelo.

      Un abrazo saltarín.

      Eliminar
  6. Es cierto, que al desvelarnos los recuerdos son como pájaros que van y vienen...a veces renuevan sueños y esperanzas y otras nos ayudan, como la nieve, a limpiar esa nostalgia del alma...Mi felicitación y mi abrazo grande, Fanny.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los desvelos siempre se llenan con recuerdos y, si llegan es porque aún tienen vida en nosotros.Yo soy bastante nocturna. Me gusta la noche para leer, escribir y recordar.

      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Huyo de los recuerdos.
    He quemado y triturado casi todo mi pasado.
    Sólo guardo lo imprescindible para sobrevivir.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede vivir sin recuerdos. Por mucho que tritures siempre quedan algunos.Seguramente son los que se necesitan para sobrevivir. Un exceso de recuerdos tampoco sería saludable pues ahogaría el presente.
      Gracias por tu compañía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Las relaciones epistolares, creando futuros desvelos, nos dejan el agridulce sonido, de los incumplidos sueños.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre. Tengo cartas que me hacen sonreír, cartas que son el espejo de otro tiempo y que no me causan desvelo.Simplemente, me gustan.

      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Hola Fanny... Las cartas guardadas, son retazos de la vida guardados, otra vez volvemos ha hablar de... cartas manuscritas..
    Un abrazo Fanny...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me hacen gracia y no me causa desvelos el volver a leerlas, si bien es verdad que las leo muy de tarde en tarde y que son muy pocas las que conservo.
      Gracias, Llorenç.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Cada carta es una fotografía,una instantánea de aquel momento.Ellas no han cambiado,nosotros sí,de ahí la incertidumbre.
    Leer cartas antiguas produce,además,frustración `por no poder recuperar el tiempo con sus errores y sus aciertos.

    Abrazos Fanny.

    PD: Supongo que ese "y bien" es una errata por "y vienen"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín, primero de todo, darte las gracias por advertirme de la errata.

      Disiento de tu opinión sobre lectura de cartas antiguas.Sentir los cambios no siempre es frustrante. Y en el caso de la escena del tanka, si hay incertidumbre es que aún se ve la posibilidad de reanudar la correspondencia.
      Me gusta poder contar contigo, Joaquín. Gracias.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hay que pegarle fuego a todo.
    Luego si regresa algún intruso y a traición, ya vemos cómo irle pegando fuego.
    Sobrevivir antes que nada.
    Es como aquellos vagones que nos condujeron a Auschwitz.
    Mejor ni recordar.
    Ya que todo mal recuerdo, hasta son capaces de reconstuir una mala historia.
    Besos, Fanny.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás muy incendiaria. Las cartas que se guardan son las supervivientes de la hoguera que se hizo con las otras; las de los malos recuerdos, las que mejor olvidar.

      Un abrazo.

      ¿Qué tiene la zarzamora?...
      https://www.youtube.com/watch?v=eBKpgnuZl7Q

      Eliminar
  12. Ya que DE todo mal recuerdo..
    quise escribir.

    ResponderEliminar
  13. reconstRuir...
    :)

    No es mi día...

    Lamento las erratas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "¿Que tiene la zarzamora
      que a todas horas
      llora que llora por los rincones,
      ella que siempre reía
      y presumía de que partía los corazones?
      De un querer hizo la prueba
      y un cariño conoció
      que la trae y que la lleva
      por la calle del dolor. "

      Estrofa de la copla "La Zarzamora"

      Un abrazo con muy buen humor.

      Eliminar
    2. Qué pena que te quedases sólo con la copla...

      Eliminar
  14. Y hoy se disuelven
    convertidas en sueños
    aquellas cartas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, siempre me gusta encontrarte, Jenofonte. Gracias por tu comentario en verso.
      No todas las cartas se disuelven; si acaso acaban con ellas los lepismas pero no el recuerdo.
      Saludos, Jeno.

      Eliminar
  15. Los sueños que se sueñan(no los sureños que se tienen, los oníricos)
    Siempre hay que recordarlos y si es posible darles vida.
    Besos
    André

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sabes bien cómo los recuerdos y las cartas forman parte de la vida de una persona; en tus poemas queda vivamente demostrado.
      Un abrazo, André.

      Eliminar
  16. Respuestas
    1. Seguimos, Rafa.
      Que pases una excelente semana.

      Eliminar
  17. Algunos sueños, algunas cartas, nunaca mueren, hacen parte de nuestra vida, de nuestro vivir..
    Bonitas palabras Fanny
    Mil besos
    Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro; hay cartas y cartas; solo algunas merecen ser guardadas.
      Isa Iss, gracias por pasarte por aquí y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Esas cartas son como un tesoro al que uno se aferra porque con ellas viajamos hacia momentos felices.
    Un tanka precioso.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánto me gusta lo que dices!: releer una carta "es viajar a momentos felices" y vernos retrospectivamente tiene gracia, además de comprendernos en el presente.
      Gracias, Josep Mª.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Hoy cartas apenas se envían, todo son mensajes por ordenador que luego se borran. Pero quedan algunas tarjetas postales que nos traen recuerdos del pasado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro. Además de las tarjetas postales, que también están en retroceso, algunas cartas escritas a través del ordenador también se guardan y se releen hasta que pierden el alma y solo son letras de molde.
      Gracias por opinar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Qué pena que ya mucha gente ni guarda recuerdos en papel viejo como se hacía antes, muchas se borraron en la bandeja de eliminados de un correo electrónico( o no tienen sabor). Yo aún tengo cartas de verdad. Para creer durante un rato que recupero el tiempo que perdí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué poético sentir, S.! Me encanta encontrar gente que tiene cartas de las de verdad, de las que se palpan.

      No obstante confieso que alguna carta escrita en el ordenador, me ha emocionado también.

      Gracias por tu opinión y tu compañía.

      Eliminar
  21. Realmente me he sentido muy identificada - respecto a las cartas que una vez fueron sueños, me has hecho sentir un leve escalofrío subiendo por mi espalda, tan sólo con la magia de tus palabras. Realmente hermoso... ¡Un beso! Gracias por compartir. Gema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo dejar de agradecerte tan generoso y sensible comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Qué belleza de aporte.
    Espero que tanta tecnología no deje olvidado el aroma de los recuerdos en papel.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Recuerdos en papel"... me gusta esta manera de nombrar las cartas manuscritas.En la textura del papel, en sus pliegues, en sus esquinas rozadas, en el olor , en el color que tomando el papel... ¡Cuántos matices se trasmiten!...
      Gracias, Musa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Precioso,Precioso. Me encantó. Aun tengo cartas que guardo con cariño porque mis cartas fueron sueños que se hicieron realidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué suerte! Esas cartas no se pueden romper. Leerlas, tocarlas... es volver a soñar.

      Gracias por tu sentir, Josefa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Precioso,Precioso. Me encantó. Aun tengo cartas que guardo con cariño porque mis cartas fueron sueños que se hicieron realidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así que eres testigo de que a veces los sueños se hacen realidad.
      Que sigas saboreando los sueños de entonces y los de ahora.

      Eliminar
  25. Sí, porque un día esas cartas fueron sueños... Ahora, qué me lo pregunten a mí, por haber sido cartero, las cartas son pesadillas que requieren un acuse de recibo... Gracias por escribir, de verdad. Y gracias por escribir de verdad.

    Un abrazo.

    Mario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "cartero", tanto el que escribió muchas cartas, como el que repartía esas ilusiones encerradas en un sobre, siempre me despertaron interés.
      No siempre las cartas son pesadillas y,en cualquier caso, el "acuse de recibo" es el volver a soñarlas.
      Oye, en alguna ocasión envié besos con "acuse de recibo" y solo una vez me respondieron.Se ve que las cartas se extravían cuando el destinatario no sabe qué hacer con ese regalo.
      Sí, procuro escribir de verdad y creo en tus gracias de verdad. Me gusta el juego de palabras.

      Un abrazo de verdad.

      Eliminar
  26. Nostalgia pura que, aun tan negativa, tanto nos gusta y deleita cuando nos hace sucumbir... a sus designios.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Bienvenido, Borja!! Gracias por pasarte por mi blog y dejarme este comentario reflexivo y poético. Es cierto que nos deleitamos en la nostalgia cuando el presente carece de estímulos.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Aun cuando el presente nos ofrezca estímulos... tendemos a mostrar una extraña pulsión por el fracaso y/o la desgracia.

      Abrazotes.

      Eliminar
    3. Yo tengo esa tendencia cuando escribo. No sé porqué los temas de fracasos, añoranzas, infidelidades y todo lo que desgarra el corazón,produce escritos más intensos y gustan más a los lectores. Pero en mi andar por la vida suelo ser muy positiva.

      Un abrazo

      Eliminar
  27. Desvelos que provoca la melancolía, desvelos de recuerdos! Hermoso tanka! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya regresaste! Me alegro de encontrarte. Gracias por tu comentario, siempre generoso.

      Un abrazo.

      Eliminar